Conflictividad de la Comunicación Política – Jorge David Cortés Moreno

Comunicación Política -  Jorge David Cortés Moreno

Comunicación Política – Jorge David Cortés Moreno


Por: Jorge David Cortés Moreno

 

Diría alguien que si es difícil comunicarse, más difícil resulta comunicar lo político, valga tal sentencia para identificar y reflexionar de forma muy sencilla el tema al que      atenderemos brevemente ¿Por qué es complejo comunicarse en términos de la política, hacia la política, desde la política? Comencemos por identificar el problema propiamente dicho: en cualquier tipo de dependencia de gobierno, -ya sea federal, estatal, comunitaria, autónoma, municipal- se cuenta con una oficina de Comunicación Política, a la que suele llamársele “Comunicación Social”, se ven en la tarea de anunciar sus logros y desafíos mediante estrategias vinculadas a la mercadotecnia y la propaganda. Pues bien. En esas oficinas suele atenderse un par de macro-agendas en forma cotidiana: la operativa y la estratégica. Veamos cual es cual[1].

«Si es difícil comunicarse, más difícil resulta comunicar lo político»: Jorge David Cortés Moreno

La agenda operativa de Comunicación Política generalmente representa al ochenta por ciento de las actividades diarias en términos de “emisión-recepción” y por supuesto, “análisis e interpretación” de cualquier “producto informativo”. La agenda operativa carece de horarios, días de atención y en muchos casos, de normatividad aplicable –porque cada día presenta retos difíciles de tasar- por parte de los departamentos de Organización y Métodos. La operatividad demanda una gran cantidad de recursos –humanos, materiales, financieros, organizacionales- y precisamente a raíz de dicha inversión suele dársele una importancia enorme, misma que siempre debe coincidir con la realidad.

«La agenda operativa de Comunicación Política generalmente representa al ochenta por ciento de la comunicación»: Jorge David Cortés Moreno

En este sentido, la agenda operativa de una autoridad pública es similar a la agenda de medios de un candidato a un puesto de elección popular: la noticia más importante es la que se prepara en este momento, no la de ayer. A cambio, la agenda operativa ofrece muchas ventajas, entre las que destacan dos: es factible alimentar la agenda estratégica con lo que se cosecha en el “día a día”, a la vez que se mantiene el contacto con diversos grupos de presión y poder que hacen su trabajo, que no es otro más que pretender influir en la toma de decisiones de la autoridad pública y si es posible, llegar a sustituirlo.

Así, la agenda de Comunicación Política en términos operativos funciona como termómetro de la realidad[1], pero no hay que confundirlo con ésta última, porque suele ser más compleja de lo que los medios anuncian y difunden. Veamos la segunda agenda, la estratégica.

«La agenda de Comunicación Política en términos operativos funciona como termómetro de la realidad»: Jorge David Cortés Moreno

La agenda estratégica supone el veinte por ciento de las actividades de Comunicación Política en una entidad pública, en términos de inversión de recursos, pero constituye el ochenta por ciento de los resultados a largo plazo, ya que está constituida por los temas cruciales de gobernabilidad y gobernanza.

«La agenda estratégica de Comunicación Política generalmente representa al veinte por ciento de la comunicación»: Jorge David Cortés Moreno

En el caso de gobernabilidad, la Comunicación Política vincula a todos los actores políticos, sociales, económicos de una localidad en los temas de seguridad pública, gobierno (Interior, se le dice en algunos países), temas jurídicos y protección en caso de desastres; para la gobernabilidad, la Comunicación Política inscribe los temas del Desarrollo Social: empleo, salud, vivienda, infraestructura, sustentabilidad, género, seguridad alimentaria[2].

La agenda estratégica trabaja en los temas cruciales e intenta “montarlos” en la agenda operativa para darle coherencia a la política de comunicación, pero no siempre lo logra por la urgencia que suele traer consigo el “día a día” lo que termina por producir la llamada paradoja médica: atender lo urgente para que lo importante se haga urgente.

«La agenda estratégica trabaja en los temas cruciales pero no siempre lo logra por la urgencia que suele traer consigo el día a día»: Jorge David Cortés Moreno

Así pues, ambas agendas se toman en cuenta por parte de cualquier oficina de Comunicación Política, ubicando al conflicto como foco de todas las miradas en términos de gravedad y no tanto de relevancia.

En nuestra opinión, el conflicto es un elemento relevante de la agenda de Comunicación Política, pero no es la agenda en sí y mucho menos debe generarse una gestión de gobierno a partir del conflicto; sin embargo, mucho se habla de éste pero poco se le ubica en un contexto de reflexión, razón por la que es pertinente atender algunos criterios de valor que permitan identificar al conflicto en su exacta medida, sin caer en la exageración o la neutralización de lo grave.

«El conflicto es un elemento relevante de la agenda de Comunicación Política pero no es la agenda en sí»: Jorge David Cortés Moreno

Puedes encontrar más información de Jorge David Cortés Moreno en Google+

*Artículo escrito por Jorge Cortés Moreno en colaboración con Mauricio Saldaña
Citas y referencias.
[1] Otra clasificación consistiría en ubicar a la agenda operativa como la que se encarga de las acciones de gobierno, mientras la agenda estratégica se ocupa de las políticas públicas. También es factible identificar a la agenda operativa como la que atiende “todo” lo que hace el gobierno día a día y la agenda estratégica es la que da coherencia a aquello que se emite desde las oficinas de Comunicación.
[2] En el entendido que el vocero no solamente se enfoquen a emitir información y leer las reacciones usuales, sino analizar cuidadosamente lo que la sociedad alerta a través de miles de micro-signos comunicativos: desde aquello que puede medirse en un “focus group” o una encuesta, hasta lo que se comenta por las calles de la ciudad.
[3] La gobernabilidad genera la estabilidad que la gobernanza necesita para trabajar. Véase de Saldaña, Mauricio y Jorge David Cortés Moreno (2010) “Del espacio morfológico a la consolidación” en “Modelo de gobierno: Puebla, nuevo siglo”. BUAP. CISO. México.

Dr. Jorge David Cortés Moreno, Consultor Político – About Me

Jorge David Cortés Moreno Acerca de: Jorge David Cortés Moreno
Académico, consultor experto en comunicación política.

Comentarios recientes